Felipe Correa, Socio de Correa Silva Arquitectos:

Llegó el tiempo de innovar en la segunda vivienda

Cada vez se le destina más tiempo y dedicación, además de recursos. Pasaron a ser relevantes aspectos como el valor arquitectónico y constructivo junto con la funcionalidad de los espacios y el equipamiento. Ya paso el tiempo de replicar o utilizar lo que sobró de la primera vivienda.

Felipe Correa Tagle es un arquitecto de la Universidad Católica con más de una década de experiencia y estudios de pregrado en el Politécnico de Milán, en Italia. Antes de especializarse en proyectos de primera y segunda vivienda, trabajó en destacadas oficinas de arquitectura nacionales. Ahora tiene la suya junto a Jorge Silva Herreros y es director de proyectos de la Fundación Cosmos.

“En la segunda vivienda, los espacios comunes son primordiales, porque es donde se da la vida, ya sea una casa en el campo, la costa o el lago. En ese sentido, las habitaciones ocupan un lugar secundario y las salas de estar cobran mucho mayor relevancia a diferencia de lo que ocurre en la ciudad, aunque eso está cambiando”, afirma Correa.

En la ciudad, señala Correa, “está cobrando mucha fuerza el uso de la cocina y el comedor de diario que pasa a ser el principal para sus habitantes y el living o comedor original pasa a ser un espacio para recibir a los invitados. Esta es una tendencia que cobra aún más fuerza en la segunda vivienda, donde todo se ve más integrado y existe el deseo de conectar los espacios e incluso se puedan apreciar todos los artefactos”.

Si se trata de una vivienda en el campo, generalmente el cliente no quiere hacer una casa chilena directamente, pero sí que evoque ciertos conceptos de ella como los corredores, el patio interior o un zaguán de acceso, además de vigas a la vista, lo que es perfectamente compatible con un diseño moderno y contemporáneo. “Es traer sutilmente la arquitectura patronal chilena y darle una nueva lectura a lo patrimonial y colonial, pero reinterpretado desde un punto de vista más moderno”, explica Correa.

Ahora si está pensando en la costa, hay que tomar en cuenta la topografía del terreno, su orientación y las vistas predominantes.

Correa dice que “hay que proponer soluciones arquitectónicas que beneficien el control energético de la vivienda, como aprovechar las buenas vistas y la luz, pero tomando algunas precauciones, como la inclusión de aleros, quiebra-vistas y lucarnas para que los espacios sean agradables, luminosos y ventilados”.

 En cuanto a tendencias, Correa indica que se está usando mucho el concepto de la quinta fachada, que corresponde a una terraza sobre el techo. “Usamos el techo como parte del volumen y en términos funcionales se logran mejores vistas y se puede instalar equipamiento de esparcimiento como un quincho”.

Sin embargo, Correa sostiene que se deben tomar resguardos porque nuestra costa “no es cómo el mar mediterráneo o el caribe, por lo que se deben incorporar elementos como cierres, sombreadores y/o fogones, para enfrentar los cambios de temperatura”.

En una escala intermedia entre lo que sucede en el campo y la playa, están los proyectos que se desarrollan con un lago como escenario de la nueva vivienda.

Correa asegura que hoy existen múltiples opciones para la construcción de las viviendas que van más allá del hormigón y la albañilería reforzada. “Están los bloques aislantes que se rellenan con hormigón, lo que garantiza una excelente aislación térmica interior y exterior, además de estructuras más nuevas como los paneles SIP o el metalcon”.

En el caso de la primera vivienda, falta todavía que las personas se atrevan más en este aspecto.

A su juicio, aún subsiste un concepto mal entendido que es el de “casa sólida” o de “material”, aludiendo a la densidad de la estructura, despreciando otros materiales que no le restan calidad y resistencia a una vivienda.

Cuando se trata de ampliar o remodelar, hay que respetar el entorno y no cambiar el look original de un barrio para mantener la armonía.

 Tips básicos para un proyecto (Playa, Campo o Lago)
  • Ubicación.  El valor depende principalmente de su cercanía al punto de atracción, sea este mar, lago o bosque; de la topografía y de los niveles de urbanización del predio respecto a la dotación de servicios básicos (agua, alcantarillado y luz).
  • Si es en el mar, hay que tomar en cuenta el efecto del viento y la salinidad en la corrosión  de los materiales y la posibilidad de incorporar especies vegetales al jardín o terraza. En zonas de lagos o el campo, los bosques, resguardan del viento y del ruido.
  • La topografía y altura del terreno donde se emplazará la vivienda.  Los terrenos en zonas altas permiten vistas más privilegiadas y los que tienen desniveles más abruptos generan mayores costos de construcción, por la necesidad de incorporar muros de contención.
  • Definir el emplazamiento no sólo como opción de descanso sino también como una buena inversión a futuro. Lo ideal es que tenga potencial de crecimiento en caso de una posterior venta para que la plusvalía permita recuperar lo invertido.
  • Orientación: Tomar en cuenta que en términos de confort es recomendable emplazar la vivienda hacia el Nororiente, pero en la Costa si se emplaza la vivienda hacia el poniente para privilegiar las vistas hay que tomar precauciones con el sol de la tarde.
  • Si está pensando en remodelar una casa existente debe tomar en cuenta su orientación y la flexibilidad que ofrece su estructura para recibir una nueva propuesta de distribución y usos.
  • No se necesitan materiales muy costosos para una buena vivienda.
  • Para elegir los materiales se debe conocer su calidad, aspecto, mantenimiento y eficacia para enfrentar factores como el clima, temperaturas y luminosidad.

Artículos relacionados

Armonía y un toque de historia para decorar en la primera o segunda vivienda

No se trata sólo de modernidad y tendencias. También están los colores, aromas y estructuras que redefinen los espacios, además del toque propio para darle distinción a su casa o departamento decorar una casa o departamento. Moca Espinoza es una decoradora con una reconocida trayectoria y experiencia.

Claves para tomar un crédito hipotecario

El mercado de los créditos hipotecarios no ha perdido su dinamismo y nivel de competencia, aunque el escenario sea un poco más restrictivo. Es un buen momento para comprar una segunda vivienda o hacer una inversión, por la apreciación significativa que han tenido en los últimos años los activos inmobiliarios.